Por el Día Mundial del Agua, el pasado jueves 22 de marzo se llevó a cabo una jornada de charlas magistrales en el Centro Cultural América. El Dr. e investigador del Instituto de Investigaciones en Energía No Convencional (INENCO) Lucas Seghezzo, disertó sobre los “riesgos de la contaminación y los sistemas de potabilización del agua”. A continuación la entrevista que le brindó al diario El Tribuno de Salta.

lucas seghezzo

 

“El problema son los riesgos de contaminación y sistemas de potabilización que están obsoletos”

La actividad fue organizada por el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (Copaipa), la Universidad Nacional de Salta (UNSa) y el Ente Regulador de los Servicios Públicos.

Uno de los disertantes fue el doctor en Ciencias Ambientales Lucas Seghezzo, quien es investigador independiente de Conicet y profesor adjunto de Sociología ambiental en la UNSa.
El especialista en tratamiento de agua dialogó con  El Tribuno sobre el concepto de agua segura y los desafíos que tiene la Provincia para garantizar un servicio de calidad -y el derecho- a este bien público.

¿Qué es el agua segura?
El agua segura es un concepto relativamente nuevo que viene a reemplazar la idea de agua potable o de agua de consumo. La idea de agua potable está basada en parámetros físicos, químicos y bacteriológicos, o sea, en la detección de algún elemento o componente que afecte su naturaleza de manera tal que la transforme en un agua que no es potable para el ser humano. El problema de este enfoque es que es muy puntual y no tiene en cuenta los riesgos que tiene el sistema de abastecimiento de agua.
El concepto de agua segura trasciende la idea de medir parámetros físico químicos o bacteriológicos de un agua y se enfoca en los riesgos que hay para el sistema de abastecimiento de agua, desde que se la capta en un pozo o en un río hasta que la persona la consume. Eso involucra toda una gestión que tiene que mirar cuestiones de infraestructura, de acceso a las fuentes de agua, cuestiones humanas en el sistema, entre otras cosas. Las empresas de agua, para garantizar que un agua es 100% segura todo el tiempo y no solo esa muestra que se tomó y en la cual hizo el análisis, tienen que poner en práctica un sistema de gestión especial.

¿El agua es segura en Salta?
Nosotros hemos hecho un trabajo con la empresa, que se llama Plan de Seguridad del Agua. Eso apunta a estimar todos los riesgos que hay en el sistema de abastecimiento desde su captación hasta su consumo. Se identificó una serie importante de riesgos en el sistema de abastecimiento de agua en Salta y esa identificación automáticamente conlleva una estrategia de resolución. La empresa adoptó este plan de seguridad del agua y está, entiendo, haciendo algunas cosas para reducir ese riesgo. Por supuesto que eso no se reduce de un día para el otro y, por lo tanto, gran parte de estos riesgos continúan. Por ejemplo, ganado que accede, toma agua y pisotea la fuente de aguas superficiales. Eso automáticamente genera un problema en la calidad del agua y repercute, aguas abajo, con el consumo.

¿Eso tiene que ver con falta de inversión?
Sí, pero también es un problema conceptual. (El de agua potable) es un enfoque antiguo basado solo en análisis y este es un enfoque nuevo. A veces las inversiones que se hacen son muy grandes en algunas áreas que no tienen riesgos y se descuidan áreas que tienen riesgos altos y que, sin embargo, con una inversión mínima se podrían resolver. Por ejemplo, con un cerco completo o con un sistema de alerta temprana.
Cuando hay una lluvia y viene agua turbia… Estos son los riesgos que ponen en jaque la calidad del agua. Este es el enfoque de agua segura. Es muy difícil tener agua 100% segura pero la idea es siempre estar por encima de un umbral de seguridad, que se determina arbitrariamente, aunque siguiendo criterios técnicos.
En Salta todavía no tenemos agua segura, si tenemos en cuenta este enfoque conceptual. Tenemos agua potable gran parte del tiempo pero no tenemos agua segura el 100% del tiempo, lo cual no quiere decir que haya un problema inminente para la salud de la población pero es un riesgo. El concepto de riesgo involucra la probabilidad de que ocurra un problema y la gravedad en caso de que ocurra. No es una situación real, tangible, pero se puede transformar en una situación real y tangible, si se descuida el control de los riesgos.

¿Usted recomendaría tomar agua de la red?
Tampoco se puede hacer una recomendación general. Yo sé que el agua de Salta es muy buena en su origen: el agua subterránea es buena y el agua superficial es buena. El problema está en los riesgos de contaminación que hay en esa agua y el problema también está en los sistemas de potabilización que ya están obsoletos y sobrepasados. Entonces, en cuanto hay una lluvia importante y el agua de los ríos se enturbia, no hay planta de potabilización que elimine esa turbiedad. No sería tan grave si fuera solo turbiedad inorgánica pero detrás de esa turbiedad pueden venir bacterias, parásitos… Por supuesto que hay una necesidad grande de financiamiento pero yo creo que lo más importante es cambiar el enfoque a un concepto de agua segura para siempre, durante todo el tiempo y para toda la gente.

¿Usted consume agua de red?
Vivo en una zona de Salta en la cual el agua no es segura; por lo tanto yo compro agua de mesa envasada. Eso no debería ser así porque uno está pagando el servicio de potabilización. Entonces es como un gasto doble y el problema es que eso se empieza a naturalizar. Empiezo a considerar que es normal que yo pague agua supuestamente potable, por un lado, y tenga que comprar agua en bidones, por otro, para tomar para evitar problemas intestinales. O sea que hay una situación mixta: zonas donde el agua no es potable, zonas donde es potable y zonas donde el agua es potable gran parte del año y hay momentos en que no. Eso lo sabe la empresa (Aguas del Norte), lo sabe el Ente Regulador, lo saben todos…

¿En qué consiste el plan de segu ridad del agua?
El plan de seguridad del agua comenzó en 2012. Se supone que la empresa lo está poniendo en práctica. No es fácil pero hay que tener mucha voluntad política al interior de la empresa y hoy la empresa es estatal, o sea que tiene que haber una voluntad política a nivel de Gobierno.
Es importante que la empresa haya iniciado este camino. Yo creo que debería ser un poco más ágil pero lo considero positivo. Lo que viene ahora es otra etapa, que es el plan de seguridad del saneamiento. El plan de seguridad del agua termina cuando uno abre la canilla pero el agua que uno descarta, que está en la segunda parte del ciclo, necesita de otro plan.

¿Qué calidad tiene el agua de pozo?
En Salta hay más de 100 pozos que abastecen de agua potable, que es un agua muy buena. No hay una gran contaminación industrial en la ciudad de Salta por suerte. Hay problemas con boro en la zona sur pero el agua subterránea es buena en general, igual que el agua superficial. A veces solo hace falta una cloración preventiva para que sea potable.
Si se hace una extracción exagerada del agua, esa agua subterránea termina atrayendo agua que puede estar contaminada o se puede contaminar con líquidos cloacales porque hay problemas en las redes. Esto requiere una vigilancia permanente y no solo los análisis (físicoquímicos) sino también la cuestión de los riesgos.
Aguas abajo de la ciudad de Salta tenemos el río Arenales que, si bien nosotros no tomamos agua directamente de ahí, eso termina en el dique Cabra Corral y hay toda una serie de problemas asociados a la contaminación de ese río. La contaminación en Salta más importante, según mi opinión, sería o la contaminación con líquidos cloacales de las cloacas deficientes o la contaminación con los lixiviados del relleno sanitario en la zona sur, que no afectan los pozos de agua de la ciudad -todavía- pero es una contaminación que no podemos permitir.